Estamos ya conmemorando un año de haber celebrado la Jornada Mundial de la Juventud, y con ello vienen recuerdos, nostalgia y emoción. Esto me lleva a pensar en lo hermoso y grande que es que la juventud se incorpore a la Madre Iglesia.

Entre vosotros los jóvenes, me siento bien. San Juan Bosco

Ser joven, estar en la Iglesia y seguir a Cristo, es el legado que nos dejó San Juan Bosco, o más conocido como Don Bosco.

¿Por qué? Si a alguien le estoy agradecido profundamente por haberme enamorado desde joven de Jesús y de mi fe, es a San Juan Bosco, un hombre de fe que dedico su vida a los jóvenes y a su inclusión dentro del Cuerpo de Cristo, en donde todos somos uno.

Siendo un niño, Juan Bosco siempre mostró un interés y una devoción enorme hacia Jesús Eucaristía, y gracias a la enseñanza y educación de su madre, Mamá Margarita, su cercanía a la Virgen María y a la belleza de la oración, fue un pilar fundamental para toda su obra.

Ella lo ha hecho todo. San Juan Bosco

La vida de Juanito, como se le conoce de pequeño entre los Salesianos, no fue nada fácil. Desde el hecho de que perdió a su padre a temprana edad por una neumonía, hasta sumar que en un principio, sus hermanos se oponían rotundamente a que él, en lugar de trabajar con ellos, se dedicase a estudiar.

Pero fue la belleza de la voluntad de Dios la que le permitió a Juanito encontrar a un sacerdote, que fuese su primer mentor, quien le ayudó en lo necesario para estudiar y que lo educó con tal amor, que avivaría la llama de dedicar su vida a los jóvenes necesitados.

Su deseo de ser sacerdote se cumplió a pesar de todos los obstáculos y las pruebas que tuvo que afrontar, pero con ello llegó también la mediación de la Virgen María Auxiliadora para fortalecer la obra que él había de empezar.

Como sacerdote y ya trabajando en favor de incorporar a los jóvenes a la Iglesia y de educarlos en la fe, la vida de Don Bosco estuvo rodeada de misterios y misticismo, desde su carisma para poder discernir muchas situaciones y personas, sus sueños en los que Dios se manifestaba, hasta los milagros por medio de la intercesión de María Virgen.

Confíen en Maria Auxiliadora y verán que son los milagros. San Juan Bosco

Don Bosco creía fervientemente que los jóvenes tenían la capacidad de poder hacer las cosas mejor de lo que los adultos creían. Los educaba y orientaba con la intención de que fueran hombres de bien y que trabajaran incluso en pro de otros jóvenes, pues ese era su sueño, jóvenes ayudando a jóvenes.

Haber visitado cárceles y reclusorios, y encontrar muchachos allí mismo, o ver las calles y el sufrimiento de muchos niños y la discriminación que recibían, fueron la motivación necesaria que lo llevó a crear un espacio donde ellos pudiesen trabajar y recibir educación, comida, techo y mucho amor. Fue así como nació la Congregación Salesiana, en medio de todo este contexto histórico en el que vivía, pero teniendo como pilares la Santa Eucaristía y a la Virgen María.

La Eucaristía y la Virgen María, son los dos pilares que han de sostener nuestras vidas. San Juan Bosco

Tanto era su amor por la juventud que soñaba, anhelaba y le pedía a María Auxiliadora, que la belleza de su obra llegara a todos los jóvenes del mundo. Y hoy en día, es así.
Es un año nuevo, pero es también al final de este mes, 31 de Enero, en donde celebramos la solemnidad de San Juan Bosco, padre, maestro y amigo de la juventud; patrono de la Jornada Mundial de la Juventud. Un hombre humilde pero lleno de convicción, de mucha fe y de mucha alegría.

Pidamos a San Juan Bosco y a María Auxiliadora que nos concedan la gracia de poder acercarnos más al Sagrado Corazón de Jesús en la Eucaristía y que podamos estar siempre alegres para poder alcanzar la santidad que tanto anhelaba él para nosotros.

La Santidad consiste en estar siempre alegres. San Juan Bosco

César Retana

Publica desde septiembre de 2019

Canto para Dios por vocación. Licenciado en Diseño Gráfico. Tengo 26 años y 18 siguiendo a Jesús. Me gusta compartir el amor que Dios me tiene con los que me rodean. Soy salesiano y me gusta sonreír.